Profesión: Cuidacoches

11 Jul

Como muchos otros en Asunción, José Arce Cubas, de 19 años, se gana la vida cuidando y lavando autos en las calles de la cuidad.

 Imagen

“Su cuadra”, como la llama, está ubicada en la calle 15 de Agosto entre Jejuí y Avda. Ygatymí, la misma comparte con un compañero que, comenta, es su vecino.

Su rutina va de lunes a viernes, desde las 16.00 hasta las 21.30 o 22.00, y los sábados desde las 13.00 hasta las 17.00. Por las mañanas, de lunes a viernes, lleva el negocio sobre las calles O’Leary y Herrera, desde las 9.00 hasta el mediodía. José expresa que sus clientes pagan por su trabajo lo que les parezca, “a voluntad”.

José Arce Cubas es de la Chacarita, ahí vive con su padre, que también se dedica al cuidado y lavado de vehículos que pertenecen a las personas que transitan por el centro de Asunción.

Desde hace dos años se dedica  seguir el negocio familiar, con el cual se encuentra conforme. Cuenta que sus amigos hacen lo mismo, y que juntos salen del barrio diariamente, hasta llegar a las cuadras de las que tomaron posesión.

Con tal solo 19 años, ya cuenta con toda una cartera de clientes y con un sistema de pago, acomodado de acuerdo a la capacidad de los mismos.

“Hay clientes que me pagan semanalmente, y yo les lavo el auto los lunes, miércoles y viernes. A veces no hay para lavar el auto, entonces me dan lo que pueden”, expresó.

El monto ganado diariamente va desde los 50 mil hasta un máximo de 70 mil guaraníes. Comenta entre risas, que el menor  monto pagado por sus servicios fue de 500 guaraníes y 2 caramelos.

José indica que el agua para trabajar lo provee un lavadero,  al ser amigo de los empleados,  éstos no le cobran por los o tres baldes diarios de agua utilizados. El trae consigo todos los días el balde y el paño limpiador.

Los fines de semana, generalmente se dedica a descansar; a no ser que en la ciudad se lleve a cabo algún evento de alta concurrencia, si es así, “igual se trabaja”, dice. En estos eventos, cuenta que gana más que un día laboral común, porque los vehículos están expuestos a mayores peligros y las personas no se fían de la seguridad policial.

En caso de lluvia, el negocio igual sigue en pie. José comenta que los policías generalmente no hacen patrullaje los días lluviosos, por lo que las personas que dejan sus autos en las calles están expuestas a que con mayor facilidad se les robe, tanto el vehículo como las pertenencias que dejan dentro. “Es importante estar en el puesto de trabajo”, expresa.

José ve su oficio como una profesión importante: “Alguien tiene que cuidad que no se roben los vehículos, o hay veces que las personas se olvidan de cosas importantes en el auto y por eso es mejor que se les cuide”.

Cuenta con clientes fijos, que solamente confían en él para el cuidado de sus automóviles. También hay otros que no acceden a pagar por el servicio, pero eso no pasa de ser un gaje del oficio para el muchacho.

Como cualquier otro joven de la ciudad, a José le gusta el futbol y es fanático del club Olimpia. Tiene una novia de 21 años que es peluquera. Vive con su padre, pues su madre murió cuando él tenía cuatro años de edad. Trata de sobrevivir con los medios que encuentra.

jose el cuidacoches

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: