Archive | June, 2014

Sanguíneo Melancólico no Apático.

16 Jun

Leía (como lo hago de vez en cuando) la columna de Joselo, integrante de Café Tacvba, y encontré como otras veces, que la situación descrita en el mencionado texto, describía perfectamente mi estado emocional actual.

El post se titula Apatía, y lo pueden leer aquí. Habla sobre un día en el que Joselo despertó sin voluntad para enfrentar su jornada… y se tomó la molestia de buscar en algún diccionario (online supongo) el significado atribuido a la palabra que hacía de título al artículo “Apatía es la falta de emoción, motivación o entusiasmo. Es un término sicológico para un estado de indiferencia, en el que un individuo no responde a aspectos de la vida emocional, social o física”.

Cada vez que leo a Joselo pasa algo, pasa algo dentro de mí… o fuera de mí. No lo sé con seguridad. Es probable que los melancólicos tengamos sentimientos parecidos (nosé porqué me imagino a Joselo melancólico), y que somos un montón de lo mismo. O bien, es probable que todas las personas tengamos sentimientos parecidos, y que somos un montón de lo mismo.

La diferencia entre Joselo y yo, es que él se sintió así por tan solo un día… Sin embargo, a este lado de la pantalla, la situación descrita ha permanecido ya más de un mes.  Según exámenes psicológicos que me han realizado, varias veces, en el transcurso de mi vida, nunca he sido una persona apática, pero a juzgar por los hechos, finalmente he llegado a ese estado. Nosé si me preocupa, nunca he tenido una personalidad estable, de todos modos. #alertadeapatía. Además, me molesta que la psicología siempre trate de estandarizar a las personas.

Supongo, que me estoy enfrentando a la crisis de los veintitantos que lo sufren generalmente las personas que pasan la barrera de los 25… a mí como de costumbre, me llega con un retraso de tres años.  Estoy en el punto en el que termine la universidad, tengo una pareja estable, a causa de “lo exigentes que son los últimos semestres” no he tenido un trabajo fijo en meses. ¿Cuál se supone es el siguiente paso?

Las suposiciones son muchas. La realidad desconcertante.

Estoy en el punto en el que no sé qué hacer con mi vida. He intentado varias cosas, pero no han resultado, y sinceramente no creo que me inspiren lo suficiente para sufrir tanto por ellas. Actualmente, siento que el sistema está estructurado para que yo sea infeliz #alertadedepresión. No estoy de acuerdo con los estándares ofrecidos por las grandes corporaciones, pero tampoco tengo la voluntad de renunciar a mi vida consumista.

Imagen

El siguiente paso según todos los demás, quienes aparentan ser expertos en mi vida son:

¿Y por qué no estás trabajando en un periódico?

Tenes muy buena dicción, te veo haciendo noticieros.

Con ese timbre de voz, ya te escucho en la radio, tenes una voz radial sin duda.

¿Por qué no te casas ya?

¿Cuándo se viene un sobrinito?

Escribís muy bien, mejor que muchos que están en el medio, ¿ya presentaste tu CV a XY agencia?

Hacete un blog y comenza por ahí, tendrías que apuntar a mercados internacionales.

Fijate en un nicho virgen y apropiate de eso, hay está la clave…

Imagen

Y así dentro mío, me pregunto ¿Será? Cuando todos tienen más claro todo respecto a mi vida, me asusta dar el siguiente paso, porqué sé que no va a resultar como todos lo esperan.  Y es inevitable, pensar en todos esos consejos, cuando te sentís estancado y ves que todos los demás ya dieron como diez pasos más que vos… es imposible no sentirse intimidado.

Imagen

Además de toda la perorata de mis padres, familiares, amigos, pareja acerca de lo bien que en teoría me debería ir en estos días, sucumbo en frases de autoayuda, imágenes de motivación, textos alentadores, etc.  Empiezo a creer que únicamente las personas optimistas, y felices se comen esos cuentos.

Imagen

Y de repente, cuando ya todos renunciaron a seguir guiándome por el camino del éxito,  me pregunto: ¿Es realmente ahí  a dónde quiero llegar? Y me consuelo a mí misma, diciéndome que en realidad soy una persona que soñaba con ser mochilera, pero que trataron de domesticar. Que tengo alma de hippie, pero que la sociedad y mi entorno me obligan a ser convencional.

Imagen

Y el tiempo sigue en marcha, y yo todavía sigo en punto muerto…

PD: ¡Qué bueno que también encontré música en la columna de Joselo!